Poleras de invierno

Aceptémoslo: esa polera regalona, que la guardamos más por los recuerdos que trae que por lo linda que está, tiene que ser dada de baja. Y como en Laralá (tenemos sentimientos) sabemos que es difícil, tenemos un proyecto para reutilizarla.

Para no perderla del todo, pero tampoco perder la dignidad con prendas que están casi transparentes por tanto lavado, la mejor manera de reutilizar esa polera vieja es transformándola en un collar/pañuelo que, dicho sea de paso, viene perfecto para estas mañanas frías.

Los pasos son simples: hay que estirar la polera y cortar tiras horizontales de uno o nos centímetros de ancho, usando sólo el tronco y eliminando las mangas y el cuello. Luego hay que estirarlas para que se suelten y se enrollen un poco en sí mismas.

Para unirlas, hay que cortar una de las tiras más anchas que el resto (recomendamos de unos cinco o seis centímetros), y usarla para amarrar el resto. Puede hacerse un listón, camuflar un poco el nudo entre las tiras o, incluso, ponerle encima alguna aplicación o broche de plata para que resalte.

 

4 Responses to “Poleras de invierno”

  1. natalia polanco dice:

    Hola! muy buena idea! para todas las hermosas poleras que ya no se pueden usar! Conocí de este sitio por Playfm, felicidades! está buenísimo!
    Abrazos!

  2. alejandra dice:

    hola amiga :
    Lo de la polera la vi y corri a hacerla tengo dos una café y la otra bicolor, buenisisima idea , me encantó, gracias

Deja tu comentario

Favicon Plugin made by Alesis